Colegueo
Aún no te has registrado?? ....a qué esperas??
WEBS AMIGAS
Últimos temas
» Buenos dias, buenas tardes...buenas noches
por aniter Ayer a las 10:11 am

» Frases, citas, refranes y proverbios populares
por satanas666 Mar 29 Nov 2016, 7:20 pm

» A propósito de Ciudadanos...
por satanas666 Mar 29 Nov 2016, 7:18 pm

» Trocitos de Historia
por satanas666 Lun 28 Nov 2016, 8:50 pm

» A propósito del PSOE...........
por satanas666 Lun 28 Nov 2016, 8:46 pm

» Inundaciones devastadoras podrían afectar a Nueva York y Londres
por satanas666 Lun 28 Nov 2016, 8:44 pm

» Quejate gráficamente de las religiones
por satanas666 Lun 28 Nov 2016, 8:36 pm

Twitter
Mi periódico
Nos han visitado
Flag Counter
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



La Reina y su tataranieto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Reina y su tataranieto

Mensaje por satanas666 el Miér 17 Feb 2010, 10:11 am



La Historia, como las mareas, siempre se repite. Año 1865. Con la
Hacienda Pública hecha unos zorros a consecuencia de una Deuda que no
había dejado de crecer, el entonces ministro del ramo, un tal Barzanallana,
propuso a las Cortes hacer uso de un anticipo forzoso de 600 millones
de pesetas, intento que sus señorías tumbaron sin piedad. La Reina,
doña María Isabel Luisa de Borbón y Borbón-Dos Sicilias
, de cuya
generosidad nunca hubo duda, hizo entonces aparición en escena
proponiendo enajenar bienes del Real Patrimonio y dedicar el 75% de la
cifra obtenida a aliviar la situación del Tesoro. El presidente del
Consejo, general Narváez, El Espadón de Loja, se deshizo
en elogios hacia el Real gesto y otro sí hicieron los pelotas de turno,
siempre legión por estos páramos. “Cuán feliz es la nación que tiene
una Reina tan grande, tan generosa, tan patriótica…” Pero hubo un tipo
valiente, un hombre libre, porque entonces los había, que decidió salir
por peteneras. Se trataba del líder republicano Castelar,
que en un artículo publicado en La Democracia aseguró que los
bienes del Real Patrimonio pertenecían al pueblo, y que ese 25% que
pretendía reservarse la Señora era simple y llanamente un robo. Se armó
la marimorena. El Gobierno abre expediente a Castelar con intención de
expulsarle de su cátedra en la Universidad de Madrid. Los estudiantes se
echan a la calle y, Guardia Civil en frente, tiene lugar la noche
de San Daniel
: 11 muertos y casi 200 heridos. Apenas tres años
después, con el Reino sumido en el caos, Isabel II
salía camino del exilio, tras la Gloriosa de 1868.

También
ahora, 145 años después, el tataranieto de la reina castiza ha
salido en socorro de una nación que sufre una de las más graves crisis
económicas de su Historia por culpa de la insolvencia del presidente del
Gobierno elegido por una mayoría de españoles. “¿Qué había de hacer yo,
jovencilla, reina a los 14 años, sin ningún freno a mi voluntad, con
todo el dinero a mano para mis antojos y para darme el gusto de
favorecer a los necesitados, no viendo al lado mío más que personas que
se doblaban como cañas, ni oyendo más que voces de adulación que me
aturdían ¿Qué había de hacer yo…? Póngase en mi caso”, aseguraba en su
exilio del parisino palacio Basilewsky, en una entrevista concedida al
gran Pérez Galdós. No se sabe bien quién aconsejó a la Reina,
rodeada toda su vida de una camarilla corrupta hasta la náusea, proponer
la venta de parte del Real ajuar para ayudar a la Hacienda Pública, y
tampoco se sabe ahora quién ha aconsejado a Juan Carlos Alfonso
Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias
abandonar su plácido laissez
faire laissez passer
para meterse en libros de caballerías de la
política partidista. En 2010 no se trata de sacar a subasta la fortuna
del Monarca para ponerla al servicio del Fisco, sino de forzar a la
oposición a salir en socorro de un Gobierno inepto suscribiendo un gran
Pacto de Estado.

No se sabe, pero se sospecha. Tras unas semanas
de infarto para la solvencia del Reino de España, culminadas el martes 9
por una nueva pedrada de Zapatero a la ortodoxia fiscal (concesión de 426 euros a los parados que hayan agotado el
subsidio de desempleo. Gasto social en todo lo alto. 511 millones a
añadir a la cuenta, justo lo contrario de lo predicado el lunes por el
secretario de Estado Campa en Londres, prometiendo a
los inversores recortes adicionales del gasto), el Presidente
rindió su habitual despacho de los martes con el Rey en Palacio, y allí
pidió al Monarca su implicación directa en la actual coyuntura. ¿Sincera
petición de auxilio o estratagema propia del maestro en cuestiones de
agitación y propaganda que es ZP? La petición fue apoyada con entusiasmo
por ese gran creador de republicanos que es Alberto Aza.
El caso es que 36 horas después y sin venir a cuento, el Rey
aprovechaba un acto con la ministra Garmendia para
soltar su bomba: “Es hora de grandes esfuerzos y amplios acuerdos para superar juntos cuanto antes
la crisis”. En la tarde de ese jueves, y a sugerencia de ZP, quien visita La Zarzuela es la ministra de
Economía, Elena Salgado, se supone que para explicar al
Rey del escenario de pobreza colectiva al que se enfrentan los
españoles. El viernes, en fin, son los líderes sindicales quienes viajan a Palacio
convocados por la Casa Real con apenas unas horas de antelación,
encuentro inaudito, porque no resulta fácil imaginar a Isabel II
de Inglaterra
tomando el té con las Trade Unions para
sacar del colapso al Gobierno de Gordon Brown. Y todo
ello sin ningún tipo de aviso o anuncio previo a la calle Génova.  

Colocar
al PP extramuros del Sistema


La maniobra parece clara.
Metiendo al Rey en la melee logramos involucrar a la más alta
magistratura de la nación en un problema que tiene por causa la
incapacidad del  presidente del Gobierno para adoptar las medidas
oportunas en el momento adecuado. Tinta de calamar: desvirtuamos el
problema y  enmascaramos a sus auténticos responsables. Y como el PP va a
rechazar presumiblemente la invitación por tramposa, lo colocamos de
nuevo extramuros del Sistema, al tiempo que lo señalamos con el dedo
como el malo de esta película de miedo. El portavoz parlamentario del
PSOE, José Antonio Alonso, daba en la diana: "Queremos un
acuerdo, pero los signos que está emitiendo el PP no son muy buenos.
Parece que Rajoy no está muy dispuesto". El diario El
País remataba ayer la faena: “El PP impide el pacto de Estado”. Maniobra
habilísima de Zapatero, pero tan arriesgada (véase el desconcierto el
viernes de la propia Fernández de la Vega), tan fácilmente
desmontable, que su mentor podría terminar pagando un alto precio por la
misma. El mismo precio que el Rey.

Los poderes del Monarca están
taxativamente fijados en el artículo 62 de la Constitución, y nada se
dice allí de que pueda dirigir la política interior, coordinar las
funciones del Gobierno y mucho menos ejercer sus competencias (arts. 97 y
98, CE, sobre la responsabilidad del Gobierno y su Presidente). La
actuación frente a la crisis económica constituye acción inserta en la
política interior, y por ende labor del Ejecutivo mediante el ejercicio
coordinado de sus competencias. El art. 56, CE, alude a que el Rey
“arbitra y modera  el funcionamiento regular de las instituciones”, pero
también dice que “ejerce las funciones que expresamente le
atribuyen la Constitución y las leyes”. Si el Rey, por mor de una
situación cuya gravedad a él no le incumbe enjuiciar porque no entra en
las facultades del art. 62, emplaza a las partes –partidos, patronal y
sindicatos- a un pacto de rentas, está entrando en el ámbito
competencial del Ejecutivo. Y si lo hace, sólo puede ampararse en su
función arbitral y moderadora de las instituciones, lo que implica el
reconocimiento de que el Gobierno y su Presidente, instituciones donde
las haya, no están cumpliendo con su obligación. De modo que, si no ha
sido a pedido del Gobierno, estamos ante una oficiosidad del Monarca, y
si lo ha reclamado Zapatero constituye un clamoroso reconocimiento de su
propia incapacidad, lo que debería llevarle a dimitir de inmediato.

Según
el art. 64 de la CE, de los actos del Rey responde el Presidente del
Gobierno o, en su caso, los Ministros competentes, porque el Rey es un
“irresponsable” en términos jurídicos. Es decir, confesada la iniciativa
real, debe ser el presidente del Gobierno quien responda de la misma.
Atención, señor Rajoy, abandone su tradicional cachaza y póngale un poco
de mostaza al guiso: ¿Reconocerá Moncloa que el Rey ha actuado como
masajista de un Presidente del Gobierno que ha reconocido su propia
incapacidad? La salida de la crisis depende de opciones hoy por hoy
ideológicas –mantenimiento de esas “políticas sociales” tan queridas por
ZP y tan caras para los demás, versus necesidad de “apretarse el
cinturón” que preconiza la derecha, cuya variante más dura incluye la
apelación al “sangre, sudor y lágrimas”-, opciones que, ante el
desacuerdo constatado y la incompetencia advertida, pasan
ineludiblemente por un adelanto electoral, salida lógica en una
democracia, ello al margen del poco o mucho entusiasmo que generen los
púgiles en liza.

Un salvavidas para Zapatero

Dicho
lo cual, parece evidente que el Rey ha querido lanzar un salvavidas a un
sujeto que, sin saber nadar, ha tenido la osadía de querer cruzar el
océano caminando sobre las aguas con media España detrás. Gente
distinguida circula por Madrid, sin embargo, que opina que el salvavidas
se lo ha lanzado el Monarca a sí mismo. La iniciativa real hay que
entenderla en el sentido de disposición de últimas voluntades, es decir,
en términos testamentarios propios de quien abandona el cargo y desea
liberar a sus herederos y siervos de todo tipo de desventura. Los
rumores de una abdicación auspiciada por el Príncipe Felipe, su esposa y
su madre, no han faltado a lo largo de enero. Pero si hay algo en lo
que coinciden todos los que conocen a Juan Carlos I es en que solo
abandonará el trono con la muerte, contexto en el cual lo ocurrido estos
días con el famoso Pacto habría que entenderlo como un intento de coger
carrerilla y tomar aire para unos cuantos años más, gracias a la
popularidad que se supone debería otorgarle su generosa involucración en
los problemas del país.

Isabel II, descrita por Comellas
como «Desenvuelta, castiza, plena de espontaneidad y majeza, en el que
el humor y el rasgo amable se mezclan con la chabacanería o la
ordinariez, apasionada por la España cuya secular corona ceñía y también
por sus amantes”, moría el 9 de abril de 1904, tras complicaciones
bronco-pulmonares producidas por una gripe. Sus restos recibieron
sepultura en el Panteón de los Reyes del Escorial. Pérez Galdós, que la
entrevistó en París poco antes del deceso, dejó escrito este epitafio:
“El reinado de Isabel se irá borrando de la memoria, y los males que
trajo, así como los bienes que produjo, pasarán sin dejar rastro. La
pobre Reina, tan fervorosamente amada en su niñez, esperanza y alegría
del pueblo, emblema de la libertad, después hollada, escarnecida y
arrojada del reino, baja al sepulcro sin que su muerte avive los
entusiasmos ni los odios de otros días. Se juzgará su reinado con
crítica severa: en él se verá el origen y el embrión de no pocos vicios
de nuestra política; pero nadie niega ni desconoce la inmensa ternura de
aquella alma ingenua, indolente, fácil a la piedad, al perdón, a la
caridad, como incapaz de toda resolución tenaz y vigorosa. Doña Isabel
vivió en perpetua infancia, y el mayor de sus infortunios fue haber
nacido Reina y llevar en su mano la dirección moral de un pueblo, pesada
obligación para tan tierna mano”. La Historia se repite.


Última edición por satanas666 el Miér 21 Ene 2015, 9:22 pm, editado 2 veces


Invitado [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




foro de amistad y tiempo libre:  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

satanas666

De la casa
 De la casa

Cantidad de envíos : 14742
Fecha de inscripción : 26/09/2008
Localización : CIUDADANO DEL MUNDO
Respeto
0 / 1000 / 100


http://colegueo.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La Reina y su tataranieto

Mensaje por benemi el Miér 17 Feb 2010, 8:19 pm

Puffffff, no veas Sata, pedazo de post has puesto. Me lo he leído dos veces y bien despacio. No estoy en condiciones de debatir cuestiones políticas y menos históricas, pues soy ignorante "in extremis" al respecto. Pero si puedo decir que soy antimonárquica, que denuncio públicamente que nuestra constitución ( que yo no voté por cierto, sino que me ha venido tan impuesta como la monáquia que mi bolsillo sustenta) necesita urgente reforma, que nuestro sistema financiero es capitalista y además oligarquico y eso no me gusta, y que nuestro país necesita una reforma integral de los tres Poderes del Estado, a saber: legislativo, ejecutivo y judicial

benemi

Compañer@
 Compañer@

Cantidad de envíos : 1775
Fecha de inscripción : 03/03/2009
Localización : En el otro extremo del mundo...
Respeto
0 / 1000 / 100


Volver arriba Ir abajo

Re: La Reina y su tataranieto

Mensaje por satanas666 el Miér 17 Feb 2010, 8:29 pm

estoy completamente de acuerdo contigo cielo........pero me pareció curioso y lo colgué


Invitado [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




foro de amistad y tiempo libre:  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

satanas666

De la casa
 De la casa

Cantidad de envíos : 14742
Fecha de inscripción : 26/09/2008
Localización : CIUDADANO DEL MUNDO
Respeto
0 / 1000 / 100


http://colegueo.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La Reina y su tataranieto

Mensaje por MBelen el Jue 17 Jun 2010, 9:33 pm

Disculpadme si no escribo donde debo. Sólo quería decir que me ha encantado que satanás nos desee un hermoso día :UYU:

He buscado este nick, porque antes solía leer sus poemas, que me encantaban en otro foro. Igual se trata de otro satanás......

Espero ir aprendiendo cosas aquí. Un saludo jiennense

MBelen

De paso
 De paso

Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 17/06/2010
Respeto
0 / 1000 / 100


Volver arriba Ir abajo

Re: La Reina y su tataranieto

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:24 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.