El vaticano niega toda relación