Cifuentes, más allá del "postureo"